Noticias y Novedades

ACEPTO LOS TÉRMINOS Y CONDICIONES… PERO SIN LEERLOS

He leído y acepto los términos y condiciones de uso’. Estamos hartos de ver este mensaje cada vez que entramos a una página web o nos descargamos una ‘app’, pero la realidad es que, generalmente, los aceptamos sin leer. Es más, según una encuesta realizada por la OCU en 2018, casi nueve de cada diez internautas reconoce no revisar las condiciones de los servicios en internet. ¿Qué riesgos supone? «Aunque nuestro objetivo esencial al visitar una página web sea visualizar su contenido o comprar algo online, si cuando nos aparece el aviso de las ‘cookies’ aceptamos todas sin leer la política de privacidad, puede que otorguemos, al mismo tiempo, permiso para utilizar nuestros datos con otras finalidades, como enviarnos publicidad personalizada o controlar nuestros hábitos y rutinas», advierte Víctor Cazurro, abogado y director del Máster en Protección de Datos de Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). El hecho de que consintamos tan a la ligera, sin pararnos a pensar un momento qué es lo que aceptamos, responde al modelo de sociedad en el que vivimos, donde prima la cultura de la inmediatez, así como a no valorar adecuadamente lo que estamos entregando, es decir, nuestra información personal. «Hay una famosa frase que dice que ‘cuando algo es gratis en internet, el precio son nuestros datos’. El nombre, el apellido, el teléfono y el correo electrónico son más que suficientes para crear nuestro perfil o ceder nuestros datos a terceros con fines comerciales. Y todo por no detenernos un par de minutos a leer las finalidades para las cuales nos piden el consentimiento», expresa Cazurro. Cuando los responsables de una web o una ‘app’ actúan acorde con la legislación, las casillas para rechazar las ‘cookies’ no obligatorias –algunas son imprescindibles para el buen funcionamiento de estas plataformas– se ofrecen desactivadas o se pueden rechazar fácilmente. Asimismo, aunque la antigua normativa permitía hacer uso de los datos del usuario si este no se pronunciaba respecto a las ‘cookies’, con la nueva legislación, el consentimiento debe ser expreso.

Denuncias y sanciones

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) exige que la configuración por defecto del tratamiento de la información de los internautas abogue por un procesamiento lo menos intrusivo posible (mínima cantidad de datos personales recogida, mínima extensión del tratamiento de los mismos, mínimo plazo de conservación y mínima accesibilidad a estos). Además, sostiene que «la forma en la que se recoge dicha información debe transmitirse de manera clara, sencilla y con un lenguaje comprensible», destaca Cazurro. Sin embargo, uno mismo se da cuenta al navegar por la red de que esto no siempre se cumple. De hecho, son muy pocos los que se han leído los términos y condiciones de las aplicaciones que utilizan en sus teléfonos móviles, la mayoría de las veces porque estas «presentan unos contratos de adhesión larguísimos y con un lenguaje tan técnico y complejo que es muy difícil de entender», señala el especialista. Otras veces ‘aceptar todo’ es la única alternativa que tenemos para disfrutar de un determinado servicio.
La recomendación de Cazurro en caso de detectar el incumplimiento de la normativa es presentar una denuncia a través de la sede electrónica de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). «Tenemos un marco normativo bastante completo, probablemente de los más completos del mundo, y sin excesivas lagunas. El régimen de sanciones se ha endurecido mucho y las multas por incumplir el reglamento llegan a ser millonarias», expresa. Por otra parte, el especialista recuerda que, aunque en un momento dado aceptemos los términos y condiciones de un determinado servicio, siempre tenemos la posibilidad de matizar las finalidades del consentimiento que hemos dado o de revocarlo. Esto suele hacerse a través del apartado de ‘Configuración’ o ‘Ajustes’ de la web o ‘app’, mientras que en los correos electrónicos publicitarios generalmente aparece un link para darse de baja de la suscripción. «Cuando nuestra configuración indica que podamos utilizar el servicio sin que se utilicen nuestros datos para otros fines como, por ejemplo, campañas comerciales, es muy probable que periódicamente recibamos mensajes con avisos sobre aceptar las condiciones de tratamiento de datos o la publicidad de la plataforma cuyo objetivo es que en algún momento ‘piquemos’».

CÓMO PROTEGER NUESTROS DATOS

Leer la política de protección
Aunque en algunos casos determinadas páginas webs y ‘apps’ de dispositivos móviles presentan un contrato de adhesión difícilmente comprensible, cuando lo hacen bien y sin incumplir la normativa es fácil revisar lo que estamos aceptando y no implica gastar mucho tiempo.
Revisar la configuración de la privacidad
Una vez hemos aceptado la política de privacidad al descargar una aplicación o iniciar sesión en una web, en el apartado de ‘Ajustes’ deberíamos poder matizar las finalidades para las que hemos dado nuestro consentimiento y revocarlo cuando lo consideremos oportuno.
Reportar las incidencias
Si tenemos pruebas que acrediten el incumplimiento de la normativa de Protección de Datos, podemos presentar fácilmente una denuncia a través de la sede electrónica de la AEPD. Las sanciones en algunos casos son millonarias.
Fuente: elcorreo.com https://www.elcorreo.com/vivir/tecnologia/aceptar-politica-privacidad-20210207170047-ntrc.html