CONVIERTE TU USB EN EL “CANDADO” Y “ALARMA” ANTI LADRONES DE TU PORTATIL

Con la llegada de Drobpox, Google Drive, OneDrive y el resto de servicios de almacenamiento en la nube que mantienen sincronizados nuestros archivos entre todos los dispositivos que llevamos encima, cada vez se hacen menos necesarias las, antaño, populares memorias USB.

Sin embargo, que ya no las usemos tanto para llevar una copia de nuestros datos no quiere decir que no puedan sernos útiles y, de hecho, lo son y mucho. Con un par de programas que vamos a indicar a continuación podemos convertirlas en un sistema anti-robo para que los amigos de lo ajeno no puedan poner sus manos en nuestro equipos.

Transforma el USB en un “perro guardián”

La primera de las herramientas que vamos a recomendar es Predator, que tiene un coste de 30 dólares por lo que también recomendaremos USB Raptor, que es gratuita y aunque no tiene las mismas funciones, son similares. Con una u otra instalada tendremos la misma funcionalidad básica: cuando nos levantemos y dejemos el portátil solo, sólo tenemos que desenchufar la memoria USB . Automáticamente se pone en marcha el sistema y cuando alguien intente utilizarlo saldrá una contraseña.

Si alguien intenta ponerse a utilizar el ordenador o pone una contraseña incorrecta, sonará una alarma. Además, el sistema tomará una foto con la cámara frontal y la enviará al correo que le hayamos designado si pasa algo de lo antes mencionado.

Transforma el USB en un “candado”

Pero esto, es cierto, que no evita que alguien salga corriendo con el portátil bajo el brazo. Para ello tenemos que usar otra aplicación que se llama LAlarm. Lo ideal es usar una memoria USB para la anterior función y otra para esta, a la que añadiremos una cadena que aseguraremos a la mesa en la que se esté utilizando el portátil.
Esta aplicación se pone en marcha al bloquear la pantalla del portátil y el sistema es tan simple como efectivo. Si, por cualquier causa ya sea porque dan un tirón y la cadena, el pendrive salta del conector USB o alguien lo quita sin nuestro permiso, saltará una alarma a todo volumen en el portátil para alertar del robo.
Con estos dos simples programas podemos, por tanto, crear un sistema anti-ladrones que cabe en nuestro bolsillo y poder utilizar un poco más seguros nuestros portátil cuando vamos a trabajar fuera de la oficina en una cafetería o biblioteca.

Fuente: David G. Bolaños