RGPD A «COSTE CERO»: CUANDO LO BARATO SALE CARO